Transtornos Alimentarios

Transtornos Alimentarios

Anorexia

"Me gustaría ser sólo niebla para que nadie pudiera encontrarme"

Elias Canetti

Anorexia

La anorexia se caracteriza por un rechazo a mantener el peso corporal por encima o en el peso mínimo normal para la edad y estatura. Las pacientes (normalmente chicas jóvenes) presentan un intenso temor a engordar aún encontrándose por debajo del peso normal. La pérdida de peso se consigue por la reducción de la cantidad de alimentos ingeridos o también mediante otras estrategias como excesiva actividad física, uso de laxantes, vomitar los alimentos ingeridos, etc.

Principalmente, las chicas tienden a percibir la realidad a través de un prisma deformante que lo agranda todo, percibiendo su cuerpo más hinchado y con un constante miedo al fracaso que las hace muy disciplinadas en los estudios o el trabajo. Está presente la amenorrea (ausencia de menstruación) por la pérdida de peso, o en niñas pre-púberes el retraso de la primera menstruación por no haber alcanzado el peso necesario.

La terapia breve estratégica prevee, desde el primer momento, la recuperación del peso a través de maniobras que implican directamente a los padres, para luego afrontar los aspectos personales, sociales e intrafamiliares de la paciente.

Es una búsqueda de control que aprisiona a la persona a través de la comida. En realidad, intentan controlar sus emociones a través de ella. Es su "anestesiante emocional".

Bulimia y binge eating

"Si te lo permites puedes renunciar a ello, sino será irrenunciable"

G.Nardone

Bulimia y binge eating

La bulimia es otro trastorno de alimentación caracterizado por una desenfrenada tendencia a darse atracones provocados por un placer incontrolable a comer y el consecuente temor a perder el control. La restricción de los "alimentos prohibidos" en las comidas les lleva a la necesidad de transgredir o de dejarse llevar sin control.

En consecuencia suelen estar en sobrepeso u oscilar en el peso, por lo que, en ocasiones, usan laxantes y se inducen el vómito pudiendo desarrollar el trastorno del vomiting que se describirá más adelante. Suele estar asociado a mucha ansiedad generado por el sentimiento de culpa de la pérdida de control y la insatisfacción corporal.

No es el estómago lo que buscan saciar, sino otro tipo de vacío. Ese vacío interior que sentimos todos cuando estamos desamparados, impotentes, asustados, o cuando no tenemos una meta. Estas necesidades emocionales que rigen nuestro estado nos impulsan a querer llenar ese vacío. Lo haremos con comida, alcohol o cualquier otra substancia. Pero no podremos saciar la necesidad emocional de forma duradera, por lo que comeremos más, con mayor frecuencia, y en mayor cantidad.

Entramos así en un círculo vicioso en el que nos perdemos. No vemos la salida ni el camino alternativo a seguir. Pero hay un camino. Podemos encontrar diferentes tipologías. Muchas veces se detecta un estado de ánimo deprimido, por lo que el tratamiento no sólo se centrará en restablecer un sano equilibrio alimentario sino en intervenir sobre la manera de percibir y reaccionar ante los demás y ante el mundo.

Vomiting

"El verdadero misterio es lo que se ve y no lo invisible"

Oscar Wilde

Vomiting

Este trastorno funciona de manera totalmente diferente a los descritos anteriormente.

El trastorno de Vomiting no existe en la literatura clásica como un síndrome per se, sino como síntoma que puede estar presente en la anorexia y en la bulimia.

Dado el proceso de investigación-intervención realizado por el Centro di Terapia Strategica di Arezzo en Italia sobre miles de casos de trastornos alimentarios tratados con éxito, se revela que este comportamiento de vomitar evoluciona de un mero control del peso o por el sentimiento de culpa del atracón, a una búsqueda del vómito por el puro placer de hacerlo, transformando el "comer y vomitar" en un verdadero ritual basado en el placer.

En ciertos casos, la joven pide ayuda directamente porque quiere recuperar otras sensaciones placenteras, pero en otros, no le interesa eliminar el placer de vomitar que ocupa toda su vida, siendo la familia la que la lleva a consulta.

Fobias

"Las personas no nacen miedosas, se vuelven"

G. Nardone

Fobias

Una fobia es el miedo exagerado e irracional frente a una determinada situación o elemento.

A partir de una experiencia/vivencia -que puede ser consciente o inconsciente-, la persona 'encasilla' dicha situación o un elemento (por ejemplo, las arañas o los espacios cerrados) como algo peligroso. ¿Resultado? Empieza a evitarlo construyéndose un miedo que no tenía.

Con el paso del tiempo, la monofobia se puede volver cada vez más invalidante sobre todo por la manera como la persona intenta solucionar el problema: evitando lo que teme.

Las evitaciones van construyendo paulatinamente un problema más complejo: fobia generalizada.

Se crea un círculo vicioso: "Tengo miedo, así que evito, pero evitando, alimento el miedo".

Fobia social

"La fragilidad declarada se convierte en fortaleza"

Giorgio Nardone

Fobia social

Esta es una problemática moderna que se ha estructurado como resultado de las múltiples y constantes exigencias a las que se ven diariamente sometidas las personas. En un mundo tan competitivo y competido que quien no esté a la altura en todas las circunstancias no es tenido en cuenta, socialmente desaparece.

De ahí nace una preocupación inicial (sana) que obliga a cada persona a esforzarse por dar lo mejor de sí misma.

El problema se presenta cuando se convierte en una obsesión: el miedo al fracaso. A partir de ese momento dichos pensamientos se convierten en una obsesión que termina por generar reacciones físicas (sudoración, coloración del rostro, tartamudeo, etc.) que la persona, por la misma preocupación de que los demás se den cuenta, intenta controlar. Es así como pierde el control y con éste, la seguridad en sí misma: "cuanto más intento tener el control, más lo pierdo".

Ataques de pánico (ansiedad)

"Nada nos engaña más que nuestro juicio"

L. da Vinci.

Ataques de pánico (ansiedad)

Cuando una persona siente miedo, éste se manifiesta en el cuerpo físicamente a través de un aumento de la sudoración, del ritmo cardíaco, temblores y movimientos estereotipados, entre otros. Todos estos son signos sanos e importantes pues alertan al cuerpo para que pueda reaccionar ante una situación que puede ser percibida como peligrosa.

El miedo se vuelve un problema cuando estas reacciones superan un cierto límite y se transforman en terror y pánico. Esto genera en la persona la sensación de una pérdida de control que cree que puede terminar en muerte.

A partir de esa primera experiencia, la persona empieza a estar siempre en 'estado de alerta' ante la posibilidad de que pueda volverse a presentar otro ataque de pánico. Esto la lleva a adoptar dos posibles 'soluciones': evitar la situación en la que se siente vulnerable a tener otro ataque o si decide enfrentar dicha situación, su intento es controlar sus reacciones fisiológicas. Cae así en el "exceso de control que hace que pierda el control".

Fijaciones Obsesivas

"Una obsesión vivida hasta la saciedad se anula en sus propios excesos"

E.Cioran

Fijaciones Obsesivas

Son personas extremadamente rígidas y dicha rigidez se manifiesta en su constante intento por tener el control.

La idea de querer y tener que controlar todo empieza a generar angustia y miedo.

Hay personas obsesivas que tienen un control rígido sobre un determinado ámbito de la realidad, por ejemplo, el orden en la casa. Existen otras personas obsesivas que tienen una idea fija, como por ejemplo pensar en que serán unos fracasados en el trabajo.

En cualquier caso, el intento de estas personas es el de no pensar en esa idea, cayendo en la paradoja de "pensar en no pensar es ya pensar dos veces".

Transtornos Obsesivos-compulsivos (TOC)

"Tú mismo has excavado bajo tus pies, el abismo en el cual estás ahora"

G.Nardone

Transtornos Obsesivos-compulsivos (TOC)

El problema de estas personas es "el control demasiado bien controlado".

A diferencia de un obsesivo, la persona obsesivo-compulsiva actúa, hace algo con el fin de hacer desaparecer su idea.

Ese 'hacer' pasa a ser el problema, pues repetido en el tiempo se convierte en un ritual que crea en la persona una nueva creencia: "si no hago el ritual, no desaparece la idea, no desaparece la angustia, luego tengo que hacer el ritual".

La trampa, queda así construida.

Hipocondría

"Soy como una marioneta rota siempre mirando con los ojos hacia adentro"

E Ciorán

Hipocondría

También en el caso de una persona hipocondríaca, el miedo es frente a una idea, en este caso, la de tener una enfermedad.

En algunos casos, el miedo es el de tener una enfermedad en un órgano específico; en otros, tener cualquier tipo de enfermedad .

Sobre cualquiera de estas ideas, las personas hipocondríacas intentan controlar todas las sensaciones y señales del cuerpo para asegurarse que no haya síntomas que puedan hacerlos pensar que efectivamente tienen alguna enfermedad.

Es así como tener una sensación inicial que sería normal en cualquier persona, termina alimentando la idea de tener alguna enfermedad grave.

Dismorfofobia (distorsión de la imagen corporal)

"Nada es en exceso, sólo lo suficiente"

Giorgio Nardone

Dismorfofobia (distorsión de la imagen corporal)

La dismorfofobia es otro buen ejemplo de la evolución que han tenido los trastornos con los cambios que se presentan en el mundo moderno.

Al igual que en el caso de las personas obsesivas, la dismorfofobia parte del miedo a una idea: la idea obsesiva de la propia apariencia física.

A partir de esta idea, la persona busca corregir todo lo que, según ella, está mal en su apariencia. Acude entonces a la cirugía estética.

El problema es que después de cada cirugía, encuentra que aún hay cosas que debe corregir. Empieza siendo un grano de arena en la punta de una montaña que, en el momento de llegar a la parte más baja, se ha convertido en una avalancha.

Presunta psicosis/ presunto autismo

"El rótulo es el que crea la enfermedad"

Nardone & Portelli

Presunta psicosis/ presunto autismo

Desde la Terapia Breve Estratégica, se utiliza la palabra 'presunta', pues suponer desde un principio que un paciente es psicótico, se vuelve una profecía que se termina cumpliendo. Tanto el paciente como las personas que lo rodean quedan atrapados en la sensación de impotencia, de imposibilidad frente al cambio.

En el caso del delirio, el primer paso en este tratamiento es aceptar la realidad distorsionada del consultante como si fuera real con el fin de mostrarle que se comprende su sufrimiento.

Al entrar en el "delirio" del paciente, es posible, desde adentro, sembrar algunas dudas dentro de lo que el consultante considera como absoluto.

De esta manera, se pueden desmontar algunas creencias sin ser agresivos; por el contrario, comprendiendo su sufrimiento y la realidad que está viviendo.

En el caso del autismo, puede deberse sólo a un retraso madurativo de la persona y no ser un autismo puro.

Paranoia

"De un grano de arena, se construye una montaña bajo la cual uno se queda sepultado"

G. Nardone

Paranoia

Son personas que no reconocen tener un problema por lo que llegan a consulta convencidas que son los demás los que están equivocados. Todos están en su contra.

Debido a esto, están enfurecidas contra el mundo, cargan consigo mucha rabia, rabia que en ocasiones manifiestan (p.ej. reclaman, pelean, son agresivos, tienen reacciones aparentemente desproporcionadas, etc.) y en ocasiones cargan también consigo mismas. En el segundo caso, son personas en apariencia amargadas, hablan poco y manifiestan un gran resentimiento con los demás.

La persona quisiera modificar a los otros porque no se corresponden con lo que la persona quiere y espera de los demás.

Depresión

"No hay noche, por larga que sea, que no encuentre el día"

W. Shakespeare

Depresión

A menos de que haya un origen físico, fisiológico, desde la Terapia Breve Estratégica, la depresión no es una condición de la persona sino la consecuencia de algo (una pérdida, una frustración muy grande, un evento traumático, etc.).

En ese sentido las personas no son personas deprimidas, sino que están deprimidas.

Una persona en estado de depresión es la persona que está siempre esperando: esperando de sí mismo, de los demás y del mundo.

La renuncia y la victimización están siempre presentes en estas personas.

Una persona en este estado termina muy sola pues las personas a su alrededor acaban por aburrirse de la posición de víctima, de estar siempre lamentándose por todas las desgracias que le ocurren. Esta reacción de los demás es para la persona depresiva una confirmación de las desgracias que vive, sin darse cuenta que es la persona misma la que ha construido esa realidad.

Transtorno por estrés postraumático (TEPT)

"Nada fija una cosa con tanta intensidad en la memoria como el deseo de olvidarla"

Michael de Montaigne

Transtorno por estrés postraumático (TEPT)

La palabra griega TRAUMA significa HERIDA.

En otras palabras, el trauma se puede definir como "una experiencia emocional correctiva" negativa, que introduce un cambio 'catastrófico' en la vida de una persona, abriendo una grieta en su sentido de realidad y en su equilibrio personal.

Desarrollar un trastorno depende de cómo la persona reacciona al momento de afrontar el evento traumático; en otras palabras, de sus "coping reactions".

Lo que distingue a las personas que desarrollan un Trastorno de Estrés Postraumático de aquellas que no y que simplemente manifiestan un estrés temporal, es que las primeras organizan su vida entera en torno al trauma.

El pasado no se puede cambiar; se puede cambiar el efecto que tiene sobre el presente.

Borderline

"Soy como un río desbocado que arrastra lo que encuentra a su paso"

Anónimo

Borderline

El trastorno Borderline (límitrofre, fronterizo) de personalidad se caracteriza porque el sujeto vive relaciones interpersonales conflictivas, estados de ánimo inestables (incluso dentro del mismo día se pueden experimentar distintos estados emocionales), sienten demasiado intensamente sus emociones. Los cambios de carácter se producen bruscamente, carentes de justificación.

Sufren de disforia, la cual se caracteriza por sentimientos variados de ira, ansiedad, depresión, desesperación, celos y odio hacia ellos mismos. Estas personas suelen acudir al abuso de sustancias y comportamientos autodestructivos para intentar mantener estas emociones intolerables bajo control. Son extremadamente impulsivos, suelen dañarse a sí mismos adentrándose en una serie de conductas abusivas, ya sea con gastos excesivos, sexo compulsivo, trastornos alimenticios...

Desde la terapia breve empezamos a tratar del problema más invalidante al menos invalidante para la persona, ya que habitualmente suelen presentar una gran multitud y diversidad de problemas.

Dependencias (Adicciones)

"El límite de un placer es un placer mayor"

G. Nardone

Dependencias (Adicciones)

La adicción es una compulsión basada en el placer. En primer lugar, hay que tratar la dependencia física y acompañarla de sesiones de terapia. El perfil de los pacientes ha cambiado en los últimos años. El consumidor de drogas con un largo historial de policonsumo, con enfermedades asociadas, sin nivel cultural, sin ocupación laboral y marginal, ya no es mayoritario. Se presentan perfiles más variados.

La intención es motivar a un individuo a comenzar a hacer algo sobre el abuso de sustancias. No es un sustituto para aquellas personas con un nivel alto de dependencia. La meta final es la de reducir el daño que puede resultar del uso continuado de sustancias y proveer a los pacientes de herramientas para cambiar actitudes básicas y manejar una variedad de problemas subyacentes.

El contenido de las intervenciones variará dependiendo del tipo de sustancia, la severidad del problema y el resultado deseado.

Disfunciones Sexuales (masculinos y femeninos)

"Nadie puede vivir sin placer"

Santo Tomás de Aquino

Disfunciones Sexuales (masculinos y femeninos)

El problema surge cuando la mente consciente empieza a controlar un proceso natural y espontáneo y no se logra sentir placer. Son personas fundamentalmente insatisfechas. Generalmente, intentan buscar el placer y por buscarlo voluntariamente no lo encuentran o se lo niegan por el miedo a perder el control y dejarse llevar por él. Por consiguiente, prefieren renunciar al placer completamente.

Hay que descartar causas físicas o el consumo de estupefacientes o fármacos.

  • Femeninos:
  • - Transtorno del deseo sexual
  • - Transtorno de la excitación sexual
  • - Transtorno del orgasmo (anorgasmia)
  • - Transtorno del dolor sexual (vaginismo y dispaurenia)

  • Masculinos:
  • - Trastorno del deseo sexual
  • - Trastorno de la excitación sexual (Transtorno de la erección, impotencia)
  • - Trastorno del orgasmo (eyaculación precoz y retardada)
  • - Trastorno del dolor sexual

Celos

"Quién busca encuentra"

Sófocles

Celos

Los celos excesivos ('patológicos'), pueden estructurarse y construirse a raíz de:

- Un cambio en la vida de la pareja, en la vida propia, la intervención quirúrgica de la pareja, un cambio de trabajo, un ascenso laboral, etc.

- Invertir todo de sí mismo en la relación de pareja. Por este motivo, la persona no tiene nada más en su vida por sí misma.

Cualquier persona que invierta todo en una sola cosa, llegará al momento de "la locura", pues en ese momento se dará cuenta que no tiene nada más y si pierde lo único que tiene, lo pierde todo.

Son personas a las que el miedo y la constante inseguridad de perder al otro/a, las lleva a construir una profecía que se termina cumpliendo: lo/a pierden.

Duda patológica

"La duda es el motor del conocimiento. Es también el trampolín a la obsesión"

G. Nardone

Duda patológica

Estas personas sienten una fuerte desesperación generada por las preguntas mentales que se están haciendo constantemente.

Son preguntas sin una única respuesta siendo este el motivo principal por el cual las personas intentan responderlas. Tienen la ilusión que encontrarán una única respuesta sin darse cuenta que esas respuestas son las que aumentan la cadena infinita de pregunta-respuesta, pregunta-respuesta, pregunta-respuesta, pregunta-respuesta...

La duda provoca la búsqueda de una respuesta mediante los criterios de un procedimiento racional, que resulta incapaz de resolver las dudas. Esta disputa entre cuestiones irresolubles y respuestas que no logran tranquilizar provocan un laberinto mental capaz de generar, como en los casos anteriores, un sufrimiento extremo.

De nuevo estamos ante una peligrosa trampa, la de tratar de buscar respuestas correctas a preguntas incorrectas.

Otros

Si sientes algún tipo de malestar aunque no coincida estrictamente con alguna de las dificultades anteriormente comentadas, consúltame. Las personas formamos parte de un continuum y no encajamos en categorías cerradas.